¿Qué consecuencias trae el cierre del paso Cristo Redentor?


Las consecuencias del cierre del paso impactan directamente en la economía y se hacen sentir en Mendoza. La falta de previsión y mantenimiento en el camino internacional genera costos extra y pone en riesgo a personas y cargas, mientras aleja cada vez más las posibilidades de que las empresas mendocinas y argentinas en general lleguen en forma competitiva a los mercados de Oriente a través de los puertos del Pacífico.

Corredor clave

“Casi el 60 por ciento de las exportaciones provinciales corresponde a productos agroindustriales secos y elaborados: vinos, mostos, aceite de oliva… El ajo, por ejemplo, exporta 100 millones de dólares anuales. El 40% restante son productos de petróleo (crudo y derivados). La torta se completa con exportaciones no tradicionales (grandes maquinarias, tecnología, accesorios de automóviles, minerales no metalíferos).

Aproximadamente entre 700 y 800 por día. Valorado en mercancía, esto significa unos 4.500 millones de dólares que circulan por allí, de acuerdo a las estimaciones de los especialistas.

Cada vez que se cierra el paso cordillerano -que permanece inactivo unos 45 días cada año- los camiones están parados un promedio de cuatro días, a un costo promedio diario de más de 200 dólares.

Tomando en cuenta estas cifras, las pérdidas económicas se sitúan en el orden de los 21 millones de pesos por año, según cálculos del sector.

“Son días que el camión no produce, y hay que hacerse cargo de la alimentación del chofer y del mantenimiento del camión, entre otras cosas”, dicen los empresarios del transporte.

Aproximadamente 4.500 millones de dólares: es el valor de las mercancías que circulan por el corredor internacional al año

Más de 200 dólares: es el costo promedio diario que genera un camión parado por el cierre del túnel.

45 días es el tiempo promedio que permanece inactivo el camino por año, a raíz de problemas climáticos y falta de mantenimiento en el paso.

2.000 camiones quedaron varados en los últimos 20 días en la frontera, donde los choferes carecen de infraestructura.

El circuito es así: las mercaderías que van desde nuestro país con destino a mercados de Oriente salen por puertos de Chile y por cada día que un camión está parado se pierden dos entre tránsito y logística. Lo mismo ocurre cuando Chile es el destinatario.

A esto hay que sumar las tasas que cobran las empresas navieras, lo cual genera una cadena de costos extra y atenta contra la competitividad de las empresas que exportan.

El problema no es nuevo y tanto los empresarios transportistas como los exportadores apuntan contra una serie de factores, que van desde el cierre nocturno invernal, la falta de coordinación en el control fronterizo y una gran necesidad de infraestructura.


Archive
Search By Tags
No hay tags aún.